hermanamiento

En nuestra historia como agrupación hemos tenido la fortuna de compartir momentos con instituciones y personas que nos han marcado mucho y bien como es el caso de la Agrupación Musical Nuestra Señora de los Dolores de Gradefes y sus componentes. La relación entre ambas agrupaciones fue poco a poco consolidándose hasta que un buen día decidimos que nos gustaría dar un paso más y de uno y otro lado estuvimos de acuerdo en hacerlo llevando a cabo un acto de hermanamiento. Una vez celebrado en Gradefes, la siguiente cita era en Oviedo y así fue este pasado domingo.

 

Nuestra parroquia de Guilén Lafuerza fue el escenario elegido y las agrupaciones unidas participamos primeramente en su misa dominical, en la que iniciamos una entrada conjunta, que acompañamos con varias marchas que interpretamos de manera alterna unos y otros: Sabed que vendrá, Cerca de ti, el himno nacional y Pescador de hombres. 

 

Una vez finalizada la eucaristía ambas agrupaciones por separado interpretamos varias marchas. Tras este pequeño concierto dieron comienzo los pasos que hacían oficial el hermanamiento. Para comenzar se leyó el acta en el que se establece sus términos y las motivaciones que nos han llevado a tomar esta decisión, y que fue firmada por los presidente y secretarios de ambas agrupaciones. De igual modo firmaron los diplomas que acreditan el hermanamiento. Tras esta lectura se colocaron en los respectivos estandartes en la fajín de la agrupación hermana. Los tonos morados de la agrupación leonesa adornaron nuestro banderín y el azul es ya parte de su estandarte. El abad de la cofradía a la que pertenece la agrupación tuvo la amabilidad de dedicarnos unas palabras muy afectuosas, deseando al igual que nosotros que este hermanamiento nos una durante muchos años y nos dé el impulso para seguir colaborando y compartiendo nuestra música. Además nos obsequiaron con el cuadro del prestigioso pintor---- en el que se ve como dos angelotes portan los banderines de las dos agrupaciones. Una auténtica obra de arte que ocupará un lugar privilegiado en nuestra sede. El acto finalizó interpretando juntos la marcha de La Saeta y el himno nacional.

 

Pero el día no había finalizado y juntos pudimos juntarnos en una comida de hermandad, perfectamente organizada por algunos de nuestros miembros que realizaron una gran labor, en la que compartimos anécdotas y risas hasta de despedir a nuestros hermanos leoneses camino de su pueblo. Desde estas líneas todo nuestro agradecimiento a la Agrupación Musical Nuestra Señora de los Dolores y a todos los que han trabajo en que este hermanamiento haya sido posible. Es un honor.