nuestros inicios

La Agrupación Musical Sagrado Corazón de Jesús nace en el año 2015, y nace de una reunión informal entre 8 amigos con una afición común por la música cofrade. En esa reunión se plantea la posibilidad de “tocar juntos”. Y una vez planteada la posibilidad, no hubo más remedio que lanzarse a la piscina…

 

Os podéis imaginar, poquitos miembros, sin local de ensayo, sin sede, sin instrumentos… Todos los comienzos son difíciles. Al principio se produjeron acercamientos a algunas hermandades y bandas de nuestra ciudad (Oviedo) pero, por diversos motivos, ninguna de estas propuestas llegó a cuajar y decidimos constituirnos como Agrupación independiente.

 

Nuestros primeros ensayos fueron en un local prestado por el párroco de Lugones en la iglesia de Viella, hasta que finalmente llegaron “nuestras” Hermanas del Amor de Dios que nos ceden un local en su colegio para nuestros ensayos. Inciso para reiterarles, una vez más, nuestro agradecimiento (alguna hermana hay que es una de nuestras mayores fans y que está siempre presente en todas nuestras actuaciones).

 La Cofradía del Silencio y la Santa Cruz de Oviedo nos prestó, por su parte, nuestros primeros tambores para ensayar.

 

La Agrupación empieza con un director musical, Raul Poblete (Willy), pero a los pocos meses por motivos de trabajo Willy se tiene que marchar de Asturias. La dirección musical la “hereda”, digamos que por “aclamación popular” Chechu.

 

Son meses de mucho trabajo, de seleccionar nuestro primer repertorio, meses en los que poco a poco se va incorporando algún miembro… hasta que el Abad del Silencio nos propone nuestro debut en la Procesión Extraordinaria de la Virgen de la Amargura. Para llegar adecuadamente a este acto se adelanta nuestra presentación que tuvo lugar el 24 Abril de 2.016 en el Colegio Amor de Dios.

 


nuestra filosofía:

trabajar si, pero siempre sin perder el buen rollo. nuestra agrupación es para disfrutarla.

sin perder la sencillez

La A.M. Sagrado Corazón de Jesús la compone un grupo humano, el cual nos hace sentir realmente orgullosos, y que por más que crezca, avance y aprenda, lleva siempre por bandera la ilusión, la constancia y especialmente ese buen ambiente festivo y familiar que lo caracteriza. 

los primeros pasos

 

A raíz de nuestro debut en la mencionada procesión del Silencio, se nos escucha en la calle y surgen las primeras solicitudes de nuestra presencia para tocar en algún evento y, paralelamente, también gente nueva con muchas ganas de unirse a la Agrupación.

De los 8 iniciales al casi medio centenar de miembros que tiene ahora mismo la Agrupación hay un salto importante… instrumentos, uniformes, horarios diferentes… un caos ordenado que hay que manejar… y financiar!

 

Ninguno de nosotros es músico y la inmensa mayoría no tienen ningún conocimiento musical (aunque, gracias a Dios, alguno hay que de esto entiende un poco). Así que nuestro “método” se basa en el oído y en la repetición y también en la ayuda mutua. El que sabe más ayuda el que sabe menos, el que lleva más tiempo ayuda al que lleva menos, el mayor ayuda al pequeño.    

 

Nuestra Agrupación se sostiene con las cuotas de sus miembros, que según nuestros Estatutos son voluntarias. Además con rifas, lotería, merchandising, actuaciones, alguna aportación de algún amigo… y alguna casa hay en la que los cumpleaños, o los Reyes Magos se celebran con instrumento, baquetas, atril o lo que toque.

 

Capítulo aparte merece nuestro uniforme. No queríamos que el uniforme fuera un impedimento económico para nadie, así que nuestro primer uniforme básicamente de “camarero”: pantalón azul marino, camisa blanca, corbata azul y una sudadera. Chulísima eso sí, pero una sudadera.

Fuimos viendo la necesidad de incorporar un uniforme “de gala”. Confeccionarlos era económicamente inviable para nosotros, así que después de muchas vueltas y muchos quebraderos de cabeza encontramos una Agrupación que se disolvía en Pedro Muñoz (Ciudad Real) y decidimos comprar todos sus uniformes de segunda mano. Nada más y nada menos que 70!

Teníamos un problema y un problemón. El problemón era cómo pagarlos; a alguno de nuestros miembros la Agrupación le ha cubierto hasta los zapatos y como hemos dicho, no tener medios económicos no puede ser un problema para pertenecer a esta Agrupación. Para solventar “nuestro problemón” decidimos finalmente pedir un crédito que avaló uno de nuestros miembros y amortizarlo con las cuotas mensuales.

 

Tampoco tenemos sede, en general vivimos al día, nos reunimos donde podemos y vamos aprendiendo mucho y de todo sobre la marcha.

Lo que nunca hemos perdido y nunca querríamos perder, porque dejaríamos de ser la Agrupación que somos y que queremos es la premisa que todos compartimos y que para nosotros es irrenunciable: Trabajar sí, pero siempre sin perder el buen rollo. Nuestra Agrupación es para disfrutarla.

Descarga
C.V. Artístico.pdf
Documento Adobe Acrobat 323.0 KB